Vacaciones en septiembre para ahorrar en el mes más económico del verano

Muchos eligen irse a la playa en septiembre para disfrutar de un poco más de espacio en la arena.

conecta turismo photo

Para muchos septiembre es el mes ideal para irse de vacaciones. Tras soportar los calurosos julio y agosto, vienen las ventajas y la espera tiene recompensa: hay menos turistas, precios más bajos, buen clima e infraestructuras abiertas al público. La oferta de alquileres vacacionales suele costar entre un 5% y un 20% menos, por la mayor disponibilidad de alojamiento. Y los vuelos pueden salirnos hasta un 35% más baratos.

Vuela en la segunda semana de septiembre entre el 7 y el 13 es la mejor de todo el mes para volar con precios más baratos. Una de las claves para encontrar vuelos y alojamiento más baratos es aventurarse por destinos alternativos, es decir, aquellos que no eligen la mayoría de turistas.

El ahorro depende mucho de planificar con atención la fecha y del destino del viaje.

Desde siempre, julio y agosto han sido los meses elegidos por los españoles para irse de vacaciones pero cada vez son más los que esperan que llegue septiembre, ya que todavía se mantiene el tiempo veraniego pero hay menos gente y mejores precios. Habría que aprovecharse de las ofertas de los hoteles en unos días que quedan fuera de la temida temporada alta.

El sector turístico se ha hecho eco de la nueva tendencia entre los españoles que lleva a repartir de forma más equitativa las vacaciones durante los meses de verano, incluyendo septiembre. Este mes se ahorra en la costa y en los viajes fuera de España, pero no tanto en las ciudades.

Los precios bajan en septiembre porque varían las tarifas y también porque hay mayor disponibilidad que en agosto, fundamentalmente en los destinos de playa. Es una afirmación general, aunque siempre depende también del tipo de destino elegido. Ciudades como Málaga Barcelona o Valencia no se identifican solo con playa, además son destinos de turismo urbano y cultural en los que la estacionalidad se nota menos.

En septiembre triunfan las capitales y las grandes ciudades, como París, Madrid, Roma o Ámsterdam, llegando incluso hasta Nueva York, con precios algo más reducidos.

Septiembre significa una vuelta a la rutina y a los horarios más normales especialmente para las familias con niños, por lo que son muchos los que buscan pequeñas escapadas de fin de semana.

El turismo rural tiene menos cambios aunque sí que muchas casas y hoteles rurales optan por diferenciar entre agosto y septiembre haciendo una reducción de sus tarifas.

Aparte de que probar nuevas gastronomías es uno de los placeres de viajar, también te permitirá comer mejor y seguramente más barato si lo haces como un autóctono.

Tampoco existe una gran diferencia respecto a los destinos elegidos en agosto o septiembre, ya que los preferidos en el primer mes son Asturias, Andalucía, Cataluña, Castilla y León y Cantabria  mientras que en septiembre el único cambio es la entrada de Madrid en el top 5, desbancando a Cantabria.

Sin embargo, los datos globales sí reflejan un aumento de los lugares de interior durante el mes de septiembre, como Castilla-La Mancha, donde las reservas se incrementan un 2%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.